Caballito de mar

Publicado por el 27 de enero del 2011 Imprimir

0saves

Nombre científico: Hippocampus kuda
Dificultad: alta
Familia: Signatidos

Orden: Gasterosteiformes

Nombre común:
Caballo de mar oceánico, Caballito de mar de Kellogg, Caballito de mar común

Hábitat natural:
Japón, Ryukyu, Formosa, Indo-Pacífico, Sudáfrica, costas Tropicales de la India y Oceáno Pacífico, desde el Este de las Islas Hawaii hasta el Norte del Japón, Mar Arábico, Este de Africa. No es abundante en el Mar Rojo. Vive en las praderas de fanerógamas marinas y campos de algas, en lugares de agua quieta. Se encuentra a profundidades de 5-30 m

Longevidad:
Pueden vivir hasta 4 años, pero difícilmente alcanzan los 2 años de vida

Tamaño máximo:
Unos 15cm como máximo

Temperatura:
Alrededor de 25°C.

Iluminación:
alta o moderada.

PH:
por encima de 8

Densidad:
aproximadamente 1023

Anatomía :
típico caballito de mar, con el cuerpo rodeado de numerosos anillos óseos y cola prensil; la posesión de un hocico de longitud media y una corona pequeña con cinco puntas sobre la cabeza constituyen las características diferenciales de la especie. Los colores que podemos encontrar de la especie son variables pudiendo ir desde el blanco marfil al amarillo o rojo. Frecuentemente conjunto o bandas transversales, blancas u oscuras; si se expone esta especie a luz intensa adopta una tonalidad más clara.

Reproducción:
La reproducción se compara a un verdadero ritual que puede durar hasta dos horas. La hembra comienza a cortejar al macho iniciando una magnífica danza; después de un rato entrelaza al macho con la cola. Los movimientos ejecutados sirven para que salga todo lo que el macho pudiera tener en la bolsa.

La hembra introduce el tubo ovopositor en el orificio de la bolsa y deposita los óvulos que, acto seguido, son fecundados al pasar por el conducto de entrada. El macho realiza seguidamente torsiones que le permiten acomodarlos en la bolsa, en la cual se pueden acomodar hasta 600 huevos. Normalmente una sola hembra no logra colmar la capacidad de la bolsa, siendo necesario tres para eso.

Los huevos eclosionan algunos días después de la fecundación, y los embriones quedan protegidos en la bolsa del macho. En la época de la reproducción, esta bolsa se torna altamente vascularizada; la sangre que circula por los capilares distribuye material nutritivo a los embriones por ósmosis.

Pasadas aproximadamente cinco semanas nacen con cuatro milímetros, en promedio, yendo hasta la superficie para llenar la vejiga natatoria de aire. Normalmente apenas sobreviven un 5% en el mar. En el acuario difícilmente resistan por falta de una alimentación adecuada. Puede intentare con nauplius de Artemia y plancton, suministrado cada dos horas. Sin embargo lo más aconsejable es retornarlos a su hábitat natural, siempre teniendo en cuenta que haya presencia de la especie en el lugar.

Alimentación:
Por contar con una boca muy pequeña (en el final de un hocico tubular), sólo consiguen ingerir pequeñas presas. Estas deben ser, como máximo, un poco mayores que la boca (en este caso serán trituradas por el fuerte efecto de la succión). Algunos de los alimentos que pueden llegar a conseguirse con mayor facilidad, son los crustáceos Gamarídeos y Caprelídeos marinos, que se localizan en las colonias de Brizoários, sobre los crustáceos, en las algas marinas y sobre las estrellas de mar. Antes de ser suministrados deben ser sometidos a un shock osmótico (introducirlos en agua dulce durante 60 segundos). Miden aproximadamente de dos a diez milímetros. Cuando se suministran congelados, deben ser muy bien lavados.

La Artemia salina también es un alimento recomendado. En los comercios puede adquirirse viva de un tamaño próximo a los 10 mm. y algunos acuarios las vendes deshidratadas y también congeladas o en solución salina. La preferencia obviamente será por suministrarlas vivas o congeladas. La ventaja de poder criarlas en casa nos proporciona una fuente de alimento segura y sana.

Debe tenerse mucho cuidado de no suministrar las “cáscaras” (corion) de las artemias junto con los nauplius, pues puede producir severos daños ya que no son digeridas. Muchas veces, por su pequeño tamaño, los nauplius son despreciados por ejemplares adultos.

Los alevines de algunos vivíparos (Lebistes, Madrecitas del género Phalloceros, Mollys), son aceptados pero no tan bien como los crustáceos. En realidad sólo son útiles en situaciones de emergencia.

Si no contamos con crustáceos, pueden ser suministrados, todos ellos vivos, larvas de Drosophila (mosquita de las frutas), microvermes (Angulilla silusiae, enquitreas y otros), y hasta el mismo tubifex. Un detalle importante es que la alimentación debe variar todo lo posible para evitar que pierdan interés en comer.

Comportamiento:
los componentes de este género nadan en posición vertical, serviéndose de la aleta dorsal para la propulsión; el cambio de color denota cambio en el humor. Pueden mantenerse varios ejemplares juntos. Compatibilidad: sólo con otras especies igualmente tranquilas.

Alojamiento:
No requieren mucho espacio, ya que en un acuario de 50 litros, pueden convivir perfectamente tres a cuatro. El acuario para estos animales debe de ser específico ya que son lentos alimentándose. Los corales pueden provocar en ellos irritaciones y quemaduras, por lo que lo mejor son los fondos arenosos y con algas. Las Anémonas y los Cerianthos no son aconsejables tampoco. Hay que prestar especial atención a las bombas de agua potentes y a la decoración ya que son de nado lento y movimiento torpes y podrían ser arrastrados por la corriente o quedarse encallados entre los objetos decorativos. La decoración puede estar constituida por corales Millepora (“cuernos de venado”) y gorgonias, entre otros, para que encuentren donde enroscar su caudales. El sustrato puede ser constituido por conchilla molida, dolomita, coral molido o una asociación de los tres elementos. El agua puede ser artificial o natural previamente tratada.

Adquisición:
Al adquirir caballitos de mar en los comercios, deben tenerse en cuenta algunos detalles: dar preferencia a los ejemplares más jóvenes y activos; verificar que los cuerpos estén libres de cualquier síntoma de enfermedad o lesiones; verificar que las aletas estén en perfectas condiciones (enteras y móviles) y pedir al vendedor que les suministre alimento antes de la compra (en caso que acepten la comida, la adaptación será más fácil).

Quienes estén en condiciones de capturarlos en su ambiente natural, deberán tener las mayores precauciones desde el momento de capturarlos, cosa que se hace directamente con las manos (colocarlos en bolsas de plástico dentro mismo del agua), transportarlos rápidamente, desinfectarlos antes de ser colocados en el acuario o someterlos a cuarentena sanitaria. Deben ser alimentados recién después de 24 hs. de haber sido introducidos en el acuario, de ser posible con alimento congelados.

Enfermedades:
Hippocampus es resistente a las enfermedades; sin embargo pueden atacarlos algunas dolencias tales como:

Guglea: debido a la presencia de un microsporo y puede afectar funciones vitales y órganos internos. El tratamiento exige utilizar sulfato de cobre, permanganato de potasio o medicación comercial para uso en acuarios.

Argulus: el “piojo de agua” tiene su versión marina y lastima la piel produciendo heridas que pueden dar lugar a infecciones secundarias. Cambian de hospedador frecuentemente. Cuando se los localiza, deberá ser apretado fuertemente con una pinza (sin tironear). Al morir será fácil sacarlo sin lastimar al pez.

Embolia: Si bien no es propiamente una enfermedad, puede producirse porque los Hippocampus suelen ingerir burbujas de aire que se van acumulando en el interior del cuerpo, haciéndoles perder el equilibrio. En algunos casos es posible curarlo perforando en el lugar afectada con una aguja de jeringa, permitiendo que el aire salga por la aguja. La segunda posibilidad es un shock térmico (colocarlo en un recipiente con cubitos de hielo) y cuando el cuerpo quede rígido, masajear el lugar afectado hasta que vuelva a la normalidad.

Bibliografía:

marenostrum.org
adaniels.com
todomarino.com
aquanovel.com
elacuarista.com

Sin categoría , , ,

Un Comentario

  1. javier, 6 años antes

    son una mierda


Publica tu comentario

Deberías Iniciar sesión Publicar un comentario.

Recomendamos

Archivos

Conecta ahora más fácil que nunca

Tags