Iluminación del acuario de agua dulce

Publicado por el 25 de enero del 2011 Imprimir

0saves

No hace falta decir como es de importante la iluminación en un acuario, sobre todo en uno plantado. Una luz adecuada favorece el crecimiento de las plantas, evita la aparición de algas y refuerza el sistema inmunológico de los peces. Para conseguir una iluminación natural conviene usar tubos de luz natural que dan luz blanca pura o bien combinar luz cálida con luz fría. Las luces más comunes son: los tubos fluorescentes (hay que cambiarlos cada año, son los mejores), las lámparas de mercurio de alta presión (buena luz, apenas pierden intensidad, rendimiento lumínico muy económico, pero son caras) y los focos de halógeno (rendimiento lumínico muy económico pero poca vida). Generalmente los tubos fluorescentes son de mayor eficacia ya que iluminan el acuario de modo uniforme sin deslumbrar al espectador.

Para conseguir una buena iluminación hay que encontrar el equilibrio entre las necesidades de los seres vivos que habitan el tanque, el tipo de iluminación y el tamaño del tanque. Una medida general para guiarnos es la proporción de 40 vatios de luz de tungsteno o 10 vatios de luz fluorescente por cada 30 cm del acuario, es decir un acuario de 30 cm de profundidad necesita 2 bombillas de tungsteno de 40 vatios o un tubo fluorescente de 20 vatios. También hay otra regla que dice 0,5 vatios de luz por cada litro de agua. Aproximadamente la luz deberá estar 12 horas seguidas encendida para que la fotosíntesis de las plantas se realice, lo mejor es tener un temporizador que controle esto por que lo más recomendable es que se encienda y apague la luz sobre la misma hora para no confundir a los peces.

Acuario de agua dulce Cuidados básicos

Related Posts

Publica tu comentario

Deberías Iniciar sesión Publicar un comentario.

Recomendamos

Archivos

Conecta ahora más fácil que nunca

Tags